• Alejandro Hernández

Aplicación del centro de trabajo como unidad de referencia (TS 17-10-16)


La empresa tiene centros de trabajo en Mungía y en el resto del estado. El centro de trabajo de Mungía se compone de 77 personas y el conjunto de la plantilla de la empresa es de 3.100 trabajadores.

Desde 2013 la empresa ha ido negociando individualmente extinciones de contratos con las personas trabajadoras a fin de proceder a un cierre parcial del centro, produciéndose un total de 27 extinciones de contrato, las 12 últimas mediante despidos objetivos. La representación de los trabajadores considera que estas extinciones debieron tramitarse como un despido colectivo, por lo que interpone demanda de despido colectivo ante la sala de los Social del TSJ País Vasco.

El TSJ aplica la doctrina contenida en las sentencia del TJUE, asuntos Rabal Cañas y Wilson, y declara la nulidad de los despidos de estos trabajadores, al tomar como referencia el centro de trabajo.

Le empresa interpone recurso de casación ante el TS, por entender que conforme al derecho interno (ET art.51.1) la unidad de referencia para determinar si se trata de un despido colectivo o de un despido individual es la empresa, y que no pueden recaer sobre ella las consecuencias de una inadecuada trasposición por parte del legislador nacional de una directiva comunitaria, ya que las directivas no traspuestas, según la doctrina comunitaria, no pueden tener efectos en un pleito entre particulares.

La cuestión debatida consiste, por tanto, en determinar si establecer el centro de trabajo como unidad de referencia, tal y como establece el derecho comunitario, resulta aplicable, o es necesaria su previa trasposición a una norma de derecho interno.

Para resolver el recurso, el TS se pronuncia sobre tres cuestiones:

A) Si el ET art. 51.1 vulnera el contenido de la directiva.

El TS recuerda que en su doctrina (TS 18-3-09, EDJ 128272​), ya señalaba que la normativa española (referencia empresa) es más favorable a los trabajadores cuando permitía calificar como despido colectivo la extinción de contratos individuales en diferentes centros de trabajo, que aisladamente considerados no superarían los límites de la Directiva. No obstante, considera que pueden darse supuestos en los que suceda lo contrario y que la regulación de la directiva tomando como referencia el centro de trabajo es mas favorable. Como sucede en el supuesto enjuiciado, en el que deben computarse un total de 27 despidos en un centro de trabajo que emplea habitualmente a 77 trabajadores.

Pero considera que una interpretación literal del ET resulta contraria a la directiva comunitaria (Dir. 98/59), ya que no se garantiza el procedimiento de información y consulta, que si se hubiera respetado de utilizar como unidad de referencia el centro de trabajo.

B) Concepto de centro de trabajo según la Directiva.

La Dir. 98/59 considera que el centro de trabajo en el marco de una empresa es una entidad diferenciada, que tiene cierta permanencia y estabilidad, que está adscrita a la ejecución de una o varias tareas determinadas y que disponga de un conjunto de trabajadores, así como de medios técnicos y un grado de estructura organizativa que le permita llevar a cabo esas tareas. Asimismo, la directiva comunitaria añade que la normativa del despido colectivo sólo puede aplicarse en los centros de trabajo que empleen habitualmente más de 20 trabajadores y descarta que extender la posibilidad a los de número inferior.

En el supuesto enjuiciado, el centro de trabajo reúne ambos requisitos por lo que, aplicando la directiva, obligaría a aplicar la normativa de despidos colectivos. Emplea a 77 trabajadores y se han producido 27 extinciones de contratos computables al efecto.

C) Posibilidad de aplicar la legislación interna conforma a la regulación de la Directiva

El TS parte de la premisa de que el ET art. 51.1 es contraria a la regulación de la Directiva, sin embargo recuerda que las Directivas comunitarias pueden ser directamente aplicadas en los Estados miembros en los supuestos de falta de ejecución o ejecución incorrecta, pero no tienen eficacia directa cuando se trata de litigios​ entre particulares. Esto conduce al TS a analizar la posibilidad de interpretar la normativa interna conforme al derecho de la Unión –posibilidad recogida en LOPJ art. 4bis-.

El TS, acudiendo a los diferentes criterios de interpretación de las normas, establece que la interpretación del ET art. 51.1 que es conforme al derecho comunitario, es la que considera aplicable el precepto tanto cuando se superan los umbrales fijados en el mismo a nivel de la totalidad de la empresa, como también cuando se excedan en referencia a cualquiera de sus centros de trabajo aisladamente considerados en el que prestan servicio más de 20 trabajadores.

Considera que otra interpretación distinta a esta supondría un tratamiento desigual e injustificado entre los trabajadores de las empresas que cuentan con un solo centro de trabajo, respecto de las que disponen de varios, permitiendo a estas despedir individualmente a un número superior a las otras e incluso, acudiendo al recurso de concentrar todas las extinciones en un único centro de trabajo.

Por ello, se desestima el recurso planteado por la empresa y se procede a completar y ratificar el criterio establecido en la TS 18-3-09, EDJ 128272, en el sentido de que deben calificarse como despido colectivo y respetar por consiguiente el régimen legal aplicable en esta materia, tanto las situaciones en las que las extinciones de contratos computables superen los umbrales del ET art. 51.1 tomando la totalidad de la empresa como unidad de referencia, como aquellas otras en las que se excedan esos mismos umbrales afectando a un único centro de trabajo que emplee habitualmente a más de 20 trabajadores.


© 2015 por Montelirio Abogados.

SÍGUENOS:

  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon